2.4. Colombia, rajada en cuidado ambiental.
  • Ese descenso no sólo obedece a fracasos en la actividad de las instituciones colombianas, sino a que se aumentaron las variables tenidas en cuenta para medir la gestión ambiental de los países, pero en general debería considerarse, como ocurrió con la educación, como una desgracia, no solamente como un “llamado de alerta”. 
  • Las variables que más pesan en la situación colombiana son las relacionadas con la contaminación de las aguas públicas y la deforestación, pero hay otras, como la disminución de la fauna, el mal uso de las laderas, la erosión, la compactación y la contaminación de los suelos, la disminución de la pesca y la urbanización de los suelos agrícolas, que si se midieran podrían empujarnos mucho más abajo en la lista internacional.
Este contenido se encuentra protegido por derechos de autor.