2.1.2. Pruebas paleontológicas.
  • Las pruebas paleontológicas, son una evidencia de la evolución de las especies, ya que, al estudiar los fósiles, que son restos de seres que vivieron hace más de diez mil años y que han quedado preservados en rocas sedimentarias, ámbar o hielo, se puede inferir cambios de la biodiversidad a lo largo del tiempo.
  • Corresponde a un registro fósil cualquier indicio o resto que permita inferir la presencia de seres vivos, como estructuras óseas, caparazones, conchas, huellas, marcas que se dejan en plantas, huevos y excrementos.
Este contenido se encuentra protegido por derechos de autor.