BANDERA

De forma rectangular, dividida en dos franjas diagonales de igual dimensión. El azul refleja la prudencia y la sabiduría, transmite el mensaje y las enseñanzas recibidas, donde el joven se convierte en un servidor de sus congéneres. El blanco simboliza la honestidad, rectitud e integridad que se refleja en las acciones, palabras, equilibrio de los pensamientos y fluidez de las ideas que nutren el espíritu, proyectándose a las demás esferas del ser humano. Al lado izquierdo, van dos franjas verticales de igual dimensión: una verde que simboliza la esperanza y la recursividad en la continua búsqueda del saber y el conocimiento en aras de una sociedad en progreso. El amarillo representa la riqueza espiritual, la ética y la moral que engrandece a la persona.  

Este contenido se encuentra protegido por derechos de autor.