2.7.1. Tipos de descripción.

Haga clic en los botones para conocer la información.

Descripción del físico de un personaje.​​

Ejemplo:

Otli tenía el pelo corto y erizado, rojo como una zanahoria, y las orejas gachas de soplillo. Era delgado y alto con la piel llena de pecas. Pero éstas no eran los graciosos puntillos que con frecuencia caen tan bien en las narices respingonas de las chicas. Otli tenía todo el cuerpo blanco y marrón como un perro foxterrier; como si se hubiese puesto cerca de un pintor que le pulverizase de marrón en una pared blanca.

Christine Nöstlinger, Filo entra en acción

Descripción del carácter y sentimientos de un personaje.

Ejemplo:

Y todo por esa mocosa de enfermera […] No hay más que mirarla para darse cuenta de quién es, con esos aires de vampiresa y ese delantal ajustado, una chiquilina de porquería que se cree que es la directora de la clínica.

Julio Cortázar, La señorita Cora

El retrato es la descripción completa de un personaje, pues contiene los rasgos físicos y de carácter.

Ejemplo:

Mi padre se llamaba Esteban Duarte Diniz, y era portugués, cuarentón […]  y alto y gordo como un monte. Tenía la color tostada y un estupendo bigote negro que se echaba para abajo. […] Era áspero y brusco y no toleraba que se le contradijese en nada, manía que yo respetaba por la cuenta que me tenía.   «La familia de Pascual Duarte», Camilo José Cela

Descripción de lugares, paisajes y ambientes. 

Ejemplo:

Tras mi ventana, a unos trescientos metros, la mole verdinegra de la arboleda, montaña de hojas y ramas que se bambolea y amenaza con desplomarse. Un pueblo de hayas, abedules, álamos y fresnos congregados sobre una ligerísima eminencia del terreno, todas sus copas volcadas y vueltas uns sola masa líquida, lomo de mar convulso. El viento los sacude y los golpea hasta hacerlos aullar. Los árboles se retuercen, se doblan, se yerguen de nuevo con gran estruendo y se estiran como si quisiesen desarraigarse y huir. No, no ceden. Dolor de raíces y de follajes rotos, feroz tenacidad vegetal no menos poderosa que la de los animales y los hombres. Si estos árboles se echasen a andar, destruirían a todo lo que se opusiese a su paso. Prefieren quedarse donde están: no tienen sangre ni nervios sino savia y, en lugar de la cólera o el miedo, los habita una obstinación silenciosa. Los animales huyen o atacan, los árboles se quedan clavados en su sitio. Paciencia: heroísmo vegetal.

Octavio Paz, El mono gramático

Retrato de una persona realizado por ella misma.

Ejemplo:

Soy delgado, moreno y bajito.  Nunca pude engordar lo suficiente para llenar los pantalones de mi hermano mayor. Mis ojos son oscuros y están llenos de pestañas largas y finas, mi nariz es mediana pero ligeramente aguileña. Mi boca es mediana pero mis labios son gruesos, así que me dicen besucón. Mi escaso pelo es oscuro y casi lacio. Mis manos son de tamaño regular y siempre llevó un anillo en el dedo anular, que me recuerda ser bueno y caritativo. Casi siempre me podrán encontrar vestido con pantalones azules y suéter con grandes dibujos tejidos. Mis pies son medianos y casi nunca uso tenis, solo zapato normal, prefiero los borceguíes antes que los mocasines, y no tolero los escarpines de charol.

Es el retrato de dos personas donde se comparan igualando sus características.

Ejemplo:

Cayo Julio César Octavio, era un joven enfermizo, de complexión débil, a quien los esfuerzos físicos le causaban cierta aversión; prefería los estudios, las letras, la historia, la geografía, y el estudio de la filosofía. Era cuidadoso con lo que comía procurando no excederse, tanto por su salud frágil, como por las enseñanzas de los filósofos estoicos. Por su parte, Marco Antonio era un tipo rudo, acostumbrado a la vida militar y los cansancios que conlleva. Era un asiduo jugador y bebedor, pródigo engastar lo propio y lo ajeno, mal pagador de sus deudas, pero cobrador exacerbado con sus deudores.