2.2.3.2. Selección natural
  • Más que una única teoría, se trata de un conjunto de disquisiciones científicas interrelacionadas, cuyos fundamentos pueden resumirse en tres puntos clave:

Haga clic en los botones para desplegar la información.

Se llama así al hecho comprobable de que las especies no son órdenes fijos e inmutables de la vida, sino que van cambiando de manera gradual a lo largo del tiempo. Por eso durante años se llamó “transformismo” a lo que hoy conocemos como “evolucionismo”.

Las distintas especies de seres vivientes que hay o que hubo, son producto del empeño de la vida en adaptarse a las condiciones ambientales en que vive, como parte de una lucha por prosperar y multiplicarse, superando las adversidades. De allí se puede concluir que todas las especies poseen un ancestro común, y que por lo tanto están en algún grado emparentadas (filogenia) entre sí y con un antepasado común remoto.

Dicha adaptación de la vida al entorno se produce debido a lo que Darwin llamó “selección natural”, y que es el resultado de dos factores: por un lado la variabilidad natural que los individuos de una especie heredan a su descendencia, para que ésta se encuentre mejor adaptada al entorno; y por otro lado la presión que sobre dichas variaciones ejerce el ambiente, distinguiendo entre las especies exitosas que se reproducen y multiplican, y las no exitosas que disminuyen hasta extinguirse.

Este contenido se encuentra protegido por derechos de autor.