Totalitarismo.
  • Teniendo en cuenta estos puntos clave, es posible identificar dos ejemplos claros de lo que constituye un régimen totalitario: Alemania durante el reino del Nazismo, y la Unión Soviética durante el reino Estalinista.
  • En ambos casos, un solo partido político dominó imponiendo su ideología política y excluyendo cualquier otra.
  • Tanto Alemania Nazi como la Unión Soviética Estalinista contaban con una maquinaria política gigante conformada por simpatizantes de todo tipo, desde ciudadanos comunes a miembros de la policía secreta y miembros de la comunidad científica.
  • La ideología oficial era impartida por todos los medios, y la población crecía para ser indoctrinada. La lealtad al partido se mantenía por medio de la coerción ejercida por la policía secreta: la Gestapo en Alemania y la KGB en la Unión Soviética.
Este contenido se encuentra protegido por derechos de autor.