2.2. Antropología Platónica.

La concepción platónica del hombre va a presentar un acentuado dualismo, una escisión entre dos partes íntimas pero irreconciliables en el ser humano: el cuerpo, que representa nuestra materialidad, la corporeidad que nos sitúa como algo más dentro del mundo sensible, y el alma, que es aquello que nos hace propiamente hombres; seres distintos al resto de lo existente, intermediarios entre lo puramente material y lo divino: lo espiritual, lo racional. El hombre es concebido como un compuesto accidental de estas dos substancias: Psiché (alma) y soma (cuerpo).

Este contenido se encuentra protegido por derechos de autor.